Q.D.E.P

La grave situación de violencia, crímenes y secuestros en la que vivimos nos acerca al dolor, a la pérdida y la impotencia. Amigos o conocidos han han enfrentado circunstancias como la de una amiga cercana. El pasado 13 de diciembre una policia judicial perdió la vida cuando se enfrentaba a los secuestradores de un menor. Todos o quiza la mayoría de nosotros supimos de este hecho por los medios. El día de hoy me enteré que a Laura, la judicial baleada, la conocía. La dedicación a su trabajo la alejo de gente cercana… sólo quiero reconocer el valor que siempre demostró y defender lo que deseaba hacer. Q.D.E.P.

Esta entrada fue publicada en Editorial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *